Flo

— overview —

 
Foto escala 5 virada oscura.jpg

El caldero

Texto de la muestra por Lula Mari 

Mayo 2021 

Una masa de color se mueve entre el verde y el rojo, oscilando entre zonas de luz y sombras. Los tintes se funden, se separan, dibujan un volúmen y vuelven a la bruma, que es tanto aire como agua. 

Algo se cocina en la pintura de Flo Giovanni Pacini 

La superficie de la tela se ahueca para convertirse en el recipiente donde caben texturas y atmósferas, pero también intuiciones, mitologías, algo de astrología, sueños-pesadillas, experiencias, el cuerpo de una mujer que se sabe una y muchas, el deseo de alojarse y alojar a otres. 

El caldero es un utensilio utilizado en celebraciones festivas, para cocinar ofrendas sacrificiales. También es el objeto que usaban las brujas para sus potajes. El fuego arde bajo el caldero . El alimento que ahí se prepara tiene más de pócima que de manjar. Nutre, si, pero sobre todo cura. Los gatos lo saben. 

Una pintura que pinta el acto de pintar, y un pintar que se vive como un acto de magia. 

Quizás por eso se destaquen los ojos y las manos, que pasan de la pintora a la pintura como si de un espejo se tratara. Algo se toca antes de desaparecer: una consistencia indistinguible, una intensidad. 

El cuadro vibra y nos convoca al ritual. Nos espera con su antigua promesa renovada. 

— registro de muestra —
El Caldero, Mayo—Sep 2021. El Más Acá, Club Cultural

 
 
flo cat pink.jpg

bio

Florencia De Giovanni Pacini se graduó en la Universidad de Buenos Aires en Diseño de Imagen y Sonido con una tesis en CineArte. Mientras trabajaba en una productora audiovisual, comenzó un período de aprendizaje intensivo de cuatro años en dibujo y pintura en el taller de Lula Mari. Durante este tiempo, ganó el Primer Premio en el concurso de jóvenes talentos "Salón Joven del Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori" en Buenos Aires. Más tarde completó con éxito talleres de dibujo, pintura, historia del arte y modelo vivo en  Grand Central Academy en la ciudad de Nueva York, EE. UU., Y en la Florence Academy of Art en Italia. En 2019, De Giovanni Pacini ganó una beca del gobierno para participar en BADA, en la Sociedad Rural Argentina. En 2020 fue invitada a un seminario de anatomía en la Academia de Bellas Artes de Colonia, Alemania. Expuso en lugares como el Museo Benito Quinquela Martin (Salón Tesis), el Museo Sívori, la Biblioteca del Congreso de la Nación y la Sociedad Rural Argentina.

Vive y trabaja en Buenos Aires, Argentina.

_

 

obra

A lo largo de la historia de la humanidad, la vida privada de las mujeres ha recibido muy poco respeto. ¿Cuántas actrices y músicas consumadas han visto su carrera reducida a chismes sobre su vida romántica? ¿Cuántas madres han tenido que ignorar su necesidad de privacidad por su pareja o familia? Cuando las autoras escriben sobre sus vidas y relaciones es  considerado un género menor, mientras que para los hombres lo mismo es considerado canon. Entonces, tal vez sea discordante aquí, en la obra de De Giovanni Pacini, ver la psique femenina iluminada, el ensueño extravagante no descartado, sino que disfrutado y saboreado lentamente como el evento principal.

Después de todo, ¿dónde somos más libres que en nuestro subconsciente? Libres no solo para hacer sino para sentir, para examinar nuestro verdadero yo a través de espejos imposibles. Nuestros impulsos carnales se revelan, nuestras vergüenzas más profundas se desentierran. Nosotras también podemos ser mironas, espiando bajo un frondoso follaje a unos hombres desnudos que se bañan. Nosotras también podemos desgarrar el pescado con los dientes. Observamos nuestros reflejos a través de las olas rompiendo, tenemos gatos, pájaros y pangolines como familiares. Reflexionamos sobre los textos sagrados, lanzamos encantamientos. Morimos y renacemos y morimos de nuevo. No nos encontramos reducidas a la fantasía, sino a una fantasía hecha realidad.

Ya sean en espiral o saturadas, las composiciones de De Giovanni Pacini te invitan a seguir la pintura hacia una dimensión interna, profunda y uterina donde la magia de lo femenino es claramente animal. Pensativa o abrumada, lujuriosa o desesperada, cada mujer en sus cuadros abre una puerta al inconsciente colectivo femenino. Su trabajo pide al espectador que considere: ¿de qué sueños ha despertado? ¿Y cuáles sigue soñando?